El Torniquete se debe utilizar como último recurso, debido a las enormes y graves consecuencias que trae su utilización, y esta reservado solo a los casos donde la hemorragia es tan grave que los métodos anteriores han sido ineficaces, como es el caso de una amputación, donde deberá ser el primer paso el control efectivo de la hemorragia (la vida del paciente está siendo amenazada).

torniquetes hemorragias torniquete para controlar hemorragia



  1. Utilice una venda triangular doblada o una banda de tela de por lo menos 4 cm de ancho (no utilice vendas estrechas, cuerdas o alambres).
  2. Coloque la venda cuatro dedos arriba de la herida. De dos vueltas alrededor del brazo o pierna. Haga un nudo simple en los extremos de la venda.
  3. Coloque una vara corta y fuerte.
  4. Haga dos nudos más sobre la vara.
  5. Gire la vara lentamente hasta controlar la hemorragia. No afloje el torniquete una vez que este en el lugar y nunca cubra un torniquete. Déjelo a la vista y como medida de precaución, escriba TK, en la frente del paciente indicando el tiempo exacto en que fue aplicado.
  6. Utilizar el torniquete SÓLO como última medida en caso de que el sangrado no cese y la situación ponga en peligro la vida