Presión directa: Es la forma más simple para el control  de una hemorragia externa. La presión física previene cualquier otro sangrado o escape de la arteria o la vena, lo cual le da a las plaquetas una oportunidad para crear un firme coágulo en el lugar de la herida.

Control de hemorragias externas por Presion directa
Continuar Leyendo »