LESIONES POR CALOR

Trastorno de la regulación térmica producido por un anormal exposición a una fuente de calor (Por ejemplo: Elevada temperatura inicial, acción directa de los rayos solares, impedimento de la eliminación de calor por ropas inadecuadas) y deshidratación.

Lesiones por Calor Insolacion extenuacion por calor en primeros auxilios

Las personas predispuestas a las lesiones por calor, son especialmente los obesos, los ancianos, los enfermos cardiovasculares, los lactantes y niños pequeños.

La  exposición  al  calor produce  una vasodilatación  periférica  con  lo  que,  particularmente  tras permanencia en posición de pie durante largo tiempo, puede producirse una menor irrigación cerebral.

Insolación:

Este trastorno viene causado por un fallo del “Termostato del cerebro”. El cuerpo se recalienta peligrosamente debido a una exposición al calor.

Signos y síntomas.

•    Piel enrojecida, seca y caliente.

•    Pupilas muy chicas (miosis).

•    Temperatura corporal elevada (superior a 40 grados).

•    Si la victima esta transpirando debido a su trabajo o ejercicio intenso, su piel puede estar enrojecida, de lo contrario estará seca.

Primeros auxilios:

•    Activar el S.E.M

•    Decúbito plano (acostado) en ambiente fresco.

•     Eliminación de toda compresión por prendas de vestir.

•     Enfriamiento externo mediante rociado de agua fría, apositos húmedos fríos o contactos con trozo de hielo, a la vez que se abanica la piel.

Extenuación por calor:

Ocurre generalmente cuando una persona hace ejercicios intensos o trabaja en un lugar caluroso húmedo, donde los fluidos del cuerpo (Na+, K+,C1) se pierden por la excesiva transpiración. La perdida de esos fluidos causa la disminución del flujo de la sangre a los órganos vitales, resultando en una especie de shock durante la postración por calor, la transpiración no se evapora como es debido, posiblemente por la alta humedad o por usar demasiadas capas de ropa. Como consecuencia, el cuerpo no es refrigerado efectivamente.

Signos y síntomas:

•    Piel fría, pálida y húmeda.

•    Transpiración profusa.

•    Pupilas dilatadas.

•    Dolor de cabeza.

•    Nauseas y vómitos.

•    La temperatura corporal será casi normal o elevada.